AL-YIHAD

 

 

INDICE

 

 

 

 

INDICE                    FINAL                   

 


 

La obligación del Yihad

 

Pregunta: ¿Es el Yihad en este tiempo una obligación colectiva o individual? ¿Cuál es la diferencia entre las dos y cuáles son las condiciones para ambos?

 

Respuesta: El Yihad, primariamente, es una obligación colectiva y, como tal, si es llevada a cabo por la cantidad suficiente de gente entonces no es obligatorio sobre el resto. Por esta razón, el Profeta (SAW) hubiera peleado Yihad por sí mismo y enviado destacamentos e incursionando en partidas mientras el resto de los musulmanes se quedaría atrás para tomar cuidado de otros asuntos y necesidades. De cualquier forma, el Yihad se volvería una obligación individual si el Imám llama sobre ello a quienquiera que sea adecuado y disponible para ello.

 

El Profeta (SAW) dijo:

 

“Si ustedes son llamados para ir a pelear, entonces respondan la llamada”.

 

    Ello también se vuelve una obligación individual si un enemigo ataca a cualquiera de las tierras musulmanas. Se vuelve una obligación individual sobre los musulmanes el repeler al enemigo y salvar al país de ellos, como pasó en Afganistán. La tercera situación donde se vuelve una obligación individual es cuando un hombre está en cualquiera de entre las filas de los musulmanes que estén peleando contra el enemigo o cuando los musulmanes estén alineándose en preparación para pelear con el enemigo. En este tiempo, él no debe desertar de ello o huir, sino además, él debe pelear con sus hermanos y estar firme. En otra que esta situación, el Yihad es Sunnah y es uno de los más virtuosos de los hechos. Efectivamente es la mejor acción que un hombre puede llevar a cabo porque su virtud, sobre y por encima de otros hechos, está mencionada en los textos.

 

Sheik Ibn Baz.

Al-Aqaliyat al-Muslimah, Página 24, Fatwa No.1

Trad. al español por: Musa Abdullah Reyes H.

INDICE                    FINAL                   


 

¡Luchar es de la Sunnah!

 

Imám Ibn Al-Qayim Al-Jowziyah.

Del libro Al-Furusiyah (p. 86 y 106-108).

Preparado y traducido por: Abul-Abas.

Tomado de: www.bakkah.net

Traducido del inglés al español por: Musa Abdullah Reyes H.

Para: http://ww.islammexico.net

 

En el Nombre de Alláh, el Todo Misericordioso, que su Salah y su Salam sean sobre su Mensajero final, procedamos:

 

Capítulo.- Su Lucha (SAW).

Hay un reporte acerca de su lucha en la Sunnah de Abu Dawud, sobre la autoridad de Muhammad Ibn Ali Ibn Rukanah, quien dijo: “Verdaderamente Rukanah luchó con el Profeta y el Profeta (SAW) lo derribó”[1].

Y este hadith tiene una historia alrededor de ello que ahora mencionaremos. Nuestro Sheik Abul Hujjaj Al-Haafith en su libro “Tah-thibul-Kamil” menciona que "Rukanah Ibn Abdi-Yazid Al-Qurashi[2] estaba entre aquellos quienes aceptaron el Islam en la conquista de Makkah. Y él era aquel quien luchó con el Profeta (SAW) y el Profeta lo derribó dos o tres veces. Eso fue antes de que él aceptare el Islam. Es dicho que esta fue, sin ninguna duda, la razón por la que él aceptó el Islam. Este hadith es el reporte más firmemente establecido de la lucha del Profeta (SAW), de cualquier forma, como lo que ha sido mencionado acerca del Profeta (SAW) luchando con Abu Jahl, que no tiene base”[3].

Az-Zubayr bin Bakkar dijo en su libro “An-Nasab”: “Rukanah Ibn Abdi-Yazid era aquel quien luchaba con el Profeta (SAW) en Makkah antes de que él abrazara el Islam. Él era de los más fuertes y más severos de entre la gente. Él dijo: “Si tú me derribas, creeré en ti”. Así que el Profeta (SAW) luchó con él y lo derribó. Él entonces proclamó: “¡Yo testifico que tú eres un mago!”. Después él aceptó el Islam”[4].

 

Capítulo.- Luchar con o sin algo en juego[5].

Para luchar, es permisible (hacerlo) sin nada en juego[6]. De cualquier forma, si hay algo en juego, entonces la mayoría de los escolares lo prohibió, como Malik[7], Ahmad[8] y Ash Shafi[9]. Algunos escolares Shafi lo permitieron con algo en juego[10] y esta posición es también encontrada entre los escolares Hanafi también[11].

 

Puntos importantes para tener en mente respecto de luchar.

Mash-hur Hasan Salmán.

 

1.- Hay una leve diferencia en lo que es conocido para los Salaf como luchar y lo que nosotros vemos en nuestros tiempos. Respecto a esto, Ash Sheik Al-Muti-i dijo: “nuestros Salaf reconocieron la lucha como el fortalecimiento del cuerpo, involucrando movimientos hábiles de enfrentamiento, en un intento de poner al oponente de uno sobre el piso. Luchar en nuestros tipos tiene varias formas: estilo libre, romana, japonesa, etc. cada estilo aún sostiene el principio de enfrentar hábilmente al oponente y forzarlo hacia abajo guardándolo de recuperar su postura”[12].

 

2.- Los luchadores deben cubrir sus Awrahs apropiadamente y no exponerlas. Es una condición para la participación del luchador que él debe cubrir propiamente su Awrah, el área entre su ombligo y sus rodillas. Esto es algo que la Sharía ha especificado. Así que los luchadores de este tiempo que vistan ropas que no cubran sus Awrahs modestamente, esto seguramente es de los asuntos prohibidos, malvados.

 

3.- La participación de los musulmanes en la lucha no debe exceder de la meta de la Sharía en permitir tales actividades[13].

 

4.- Las lesiones y daño físico no debe ser una parte común de la participación de los luchadores. Respecto a esto Al-Allamah Ad-Dir dijo: “Lo correcto del intento lo hace permisible en la Sharía, así que si la intención no es correcta, entonces debe ser considerado falsedad y juego ocioso. La clase de actividad con la que la gente de desobediencia es indulgente constantemente. Si esto es así, entonces seguramente no es permisible. Especialmente cuando muchas veces ello involucra lesiones que son resultado directo de las caídas sufridas durante la participación en el deporte”.

 

Las evidencias para la prohibición de daño físico son muchas y son bien conocidas, para la evidencia respecto de lo correcto del intento miremos ahora el hadith:

“Cada actividad que no contiene la remembranza de Alláh, es falsedad y descuido, excepto un hombre que haciendo cuatro cosas: caminar entre dos metas propuestas, montar su caballo, jugar con su familia, o enseñar a alguien a nadar”[14].

En este hadith vemos un claro desprecio de todos los tipos de plática y juego ocioso, y luego el Profeta (SAW) excluyó cuatro cosas de esta prohibición y si ustedes contemplan estas excepciones, ustedes encontrarían que cada una les asiste en cumplir una obligación.

Como para el resto de las actividades ociosas con las que la gente de la falsedad tiene indulgencia, en las muchas formas de juegos, aquellas que no asisten en cumplir ninguno de los deberes, entonces ellos son peligros contra los cuales hay que ser advertidos[15].

 

5.- Las mujeres están luchando en estos días. No hay duda, esto no puede ser llevado a cabo excepto exponiendo sus Awrahs, y para ellas, ir hacia fuera de las metas de la Sharía, así que se les debe prohibir. Mirar la lucha de mujeres también es prohibido.

 

6.- Algunas gentes se están ellas mismas oponiendo contra animales en peleas de lucha, como toros, por ejemplo en España, o ellos arreglan peleas entre animales, como gallos. Sepan que luchar es animado entre hombre debido a su ayuda en fortalecer el cuerpo en preparación para el Yihad en la Vía de Alláh. Es una severa desviación el tratar de incluir animales en esta esfera, causándoles daño, contradiciendo claramente el principio de la Sharía, de bondad hacia los animales.

 

Y Alláh sabe mejor.


 

[1] Fue coleccionado por Abu Dawud (4/341), At-Tirmidi (4/247), Al-Bukhari en At-Tarikhul-Kabir (1/82,221), Al-Hakim en Al-Mustadrak (3/452), Ibn Qani en su Mujam, como fue encontrado en Tuhfatul-Ashraf (3/174). At-Tirmidi dijo: "Un hadith extraño, su cadena no es firme. No sabemos nada acerca de Abul-Hasan Al-Asqalani, ni de Ibn Rukanah". E Ibn Hibban dijo: "Es dicho que él luchaba con el Profeta (SAW), pero su cadena tiene alguna controversia". (Ath-Thiqat 3/130).

Yo digo: El hadith tiene un testigo que lo eleva al nivel de Hasan.

Nota del traductor: Y esta es la conclusion del Imám Al-Albani también, quien mencionó una narración mursal en Al-Bayhaqi (10/18) como el atestiguar de la cadena. Ver Irwaul-Ghalil (1503).

[2] Su nombre complete era Rukanah ibn Abdi-Yazid bin Hashim bin Al-Mutallab bin Abdi-Manaf bin Qusay bin Kalab bin Murrah bin Kab bin Luay bin Ghalib Al-Qurashi Al-Mutallabi.

[3] Ibn Hajr dijo: "Lo que ha sido reportado acerca del Profeta (SAW) luchando con Abu Jahl, no hay bases para ello. El hadith de Rukanah es el más confiable de lo que ha sido relatado acerca de la lucha del Profeta (SAW)" Ver At-Talkhisul-Habir (4/163).

[4] Un reporte similar es encontrado en Dalailun-Nubuwah (6/250) de Al-Bayhaqi por vía de Ibn Ishaq, quien narró de su padre. El reporte es mursal.

[5] Nota del traductor: Algo en juego significa un premio para el ganador, una tarea que el perdedor deba hacer, etc. Obviamente, el juego de azar no son referidos aquí.

[6] La prueba para esto es que ha sido presentado en la sección previa. Algunos de los escolares de Fiqh han mencionado la legislación de la lucha en la Religión, tanto como los diferentes tipos de deportes que benefician y fortalecen al cuerpo en preparación para el Yihad en la Vía de Alláh. Para ejemplos, mirar a At-Tamhid (14/88), Al-Mughni (8/666), Tabyinul-Haqaiq (6/227), Al-Fatawa Al-Hindiyah (6/445), Mughnil-Muhtaj (4/312), Al-Umm (4/148), and Hashiyatud-Daswaqi (2/210).

[7] Ver At-Tamhid (14/88) y Hashiyatud-Daswaqi (2/210).

[8] Ver Majmu ul-Fatawa (32/227), Al-Mughni (8/667-8), y Al-Insaf (6/90).

[9] Ver Al-Umm (4/148), Al-Muhath-thib (1/414), y Mughnil-Muhtaj (4/312).

[10] Los escolares Shafi son conocidos por permitirlo. Ver Rowdhatut-Talibin (10/351) y Al-Muhath-thib (1/414).

[11] Ver Hashiyah Ibni Abidin (6/403). De cualquier forma, algunos de los escolares Hanafi lo prohibieron. Para ejemplos, ver Al-Bahrur-Raiq (8/554), Tabyinul-Haqaiq (6/227), y Al-Fatawa Al-Hindiyah (6/445).

[12] Takmilatul-Majmu (15/141).

[13] Nota del traductor: y esa meta es el “beneficiar y fortalecer el cuerpo en preparación para el Yihad en la Vía de Alláh" como fue mencionado previamente. Así que un luchador quien busca fama, popularidad, status, o gasta largos periodos de tiempo, demorando la oración o siendo negligente de otros deberes islámicos, ha obviamente salido de este objetivo.

[14] Un Hadith auténtico, con variantes pero similares palabras, coleccionado por Ahmad (4/144,146,148,222), Abu Dawud (3/13), Ibn Maya (2/940), Ad-Darimi (2/204-205), Al-Hakim (2/95), Al-Bayhaqi (10/13,14,218), y muchos otros.

[15] Ver Sharhus-Sunnah (10/383) y Tah-thib Sunnah Abu Dawud (3/371).

 

 

INDICE                    FINAL                   

 


 

 

Causas de la victoria y la derrota

Por el: Sheik Muhammad ibn Salih al-Uthaymin.

Al-Jihad; 1411 Dar al Afaq, Riyadh, Arabia Saudita.

 

¡Oh hermanos!: Todos nosotros debemos depender de Alláh y observar las condiciones para la victoria, algunas de las cuales son:

 

Primera: Sinceridad de la intención hacia Alláh; para que intentemos por nuestro Yihad elevar el Mundo de Alláh, estableciendo la Sharía, y la regla del Libro de Alláh y la Sunnah de Su Mensajero (SAW) (y que nosotros no peleemos por causas nacionalistas y otras parecidas).

Segundo: Que practiquemos la paciencia y la piedad (Taqwa); porque Alláh está con los pacientes, y Él está con los que le temen. Nosotros debemos ser pacientes en el Yihad y tener Taqwa de Alláh al observar Sus órdenes y abandonar sus prohibiciones, porque el desacuerdo con las órdenes de Alláh y Su Mensajero (SAW) es causa de la derrota. Los Compañeros quienes desobedecieron las órdenes del Mensajero de Alláh (SAW) en la batalla de Uhud, fueron derrotados por ello, después de que ellos eran los victoriosos al principio. Pero después de eso, el perdón de Alláh los alcanzó así que Él los perdonó.

Tercero: Que nosotros conocemos nuestra fuerza, y que no hay poder o movimiento excepto con Alláh, así que nosotros no estamos sorprendidos por nuestra fuerza o números, porque el engreimiento y ser orgulloso de uno mismo es una causa de la derrota. Los Compañeros estaban sorprendidos con sus números en la batalla de Hunayn, pero ellos no se beneficiaron de ellos (de los números) de ninguna forma. Ellos estaban huyendo, cuando regresaban, pero Alláh envió tranquilidad sobre Su Mensajero (SAW) y sobre los creyentes, y envió un ejército de Sus ángeles para que la victoria final fuera para los creyentes.

Cuarto: Que nosotros preparemos fuerzas materiales para usar contra los enemigos; que es apropiarse de armas y fuerza en ese tiempo y situación particulares, para que así podamos responder al arsenal del enemigo con lo similar.

Cuando nosotros cumplamos estos cuatro asuntos, entonces, como Alláh dijo: “¡Oh ustedes quienes creen, si ustedes apoyan a Alláh, Él los apoyará a ustedes y plantará firmemente sus pies” (Muhammad, 47:7). “Y Alláh seguramente apoyará a aquellos que lo apoyen a Él (en Su causa). Efectivamente, Alláh es Poderoso y Exaltado en Fuerza. (Y ellos son) aquellos quienes, si Les damos autoridad en la tierra, establecen la oración y dan el zakat y disfrutan con lo que es recto y prohíben lo que es malo. Y a Alláh pertenece el resultado de (todos) los asuntos” (Hajj, 22:40-41).

 

Justo como estas son las causas de la victoria, también hay causas de la derrota. De ellas son:

Primero: ser extravagante, negligente con respecto a los derechos de Alláh, hacer lo que Alláh prohibió y abandonar lo que Él ordenó, para que la derrota sea una medida de disciplina y una expiación para los malos hechos de uno.

Segundo: tomar arrogancia en el poder, grandeza en números o fuerza material de uno mismo.

Tercero: desunión y diferencias. Alláh dijo: “No disputen o (así) perderán su coraje y (luego) su fuerza se diluirá” (Al-Anfal, 8:46). Alláh clarificó en Su Libro estas tres causas de derrota para que la gente sea advertida acerca de ellas. En la batalla de Uhudm la desobediencia, la disensión y el desacuerdo ocurrieron entre algunos musulmanes, y ello permitió su derrota. Alláh dijo: “Y lo que los golpeó el día que los dos ejércitos se encontraron (en Uhud) fue por permiso de Alláh para que Él hiciera evidentes a los (verdaderos) creyentes” (Al-Imran 3:166). Una gran sabiduría es mencionada en esto.

En Hunayn, los musulmanes estaban sorprendidos por sus números. Ellos eran doce mil y algunos dijeron: “No podemos ser vencidos por un número pequeño”, así que Alláh dijo informando acerca de ese día: “Y en el día de Hunayn, cuando su gran número los complació, pero ello no estaba disponible del todo para ustedes, y la tierra estaba confinándolos a pesar de su vastedad, entonces ustedes se volvieron huyendo. Entonces Alláh envió Su tranquilidad sobre Su Mensajero y sobre los creyentes y envió soldados (ángeles) a quienes ustedes no veían y castigaron a aquellos quienes descreían. Y esa es la recompensa de los incrédulos. Entonces Alláh aceptará el arrepentimiento de quien Él desee; y Alláh es Perdonador y Misericordioso” (At-Taubah 9:25-27).

La sabiduría en esto es que los sirvientes deberían saber que la victoria es de Alláh y que no es lograda solamente por tener los signos para la victoria y por conquistar al enemigo, especialmente cuando el sirviente está siendo orgulloso y está olvidando que todos los asuntos suceden solamente por el permiso de Alláh, y que el sirviente, cuando se confía de su fuerza, es confiado a su debilidad y tontería, por lo tanto, desde que estos tres asuntos (negligencia con respecto a los derechos de Alláh, engreimiento y la disensión y la diferencia) son de las causas de la derrota, es obligatorio para los ejércitos el sincero ponderamiento de estas causas y como ellos influyeron acerca de su derrota, y entonces terminar esa enfermedad para que así el resultado final sea bueno. “pero quizá ustedes odien una cosa que sea buena para ustedes; y quizá amen una cosa que sea mala para ustedes, y Alláh sabe mientras ustedes no saben” (Al-Anfal 8:60).

Alláh ordenó que nos preparáramos contra nuestros enemigos para que fuéramos capaces en el poder y la fuerza del mundo aquí es un sustantivo indefinido, como es aparente, y el Profeta (SAW) explicó el significado diciendo: “Verdaderamente la fuerza es el arrojar (disparar), verdaderamente la fuerza es el arrojar”. Él (SAW) dijo: “(Aprendan a) arrojar y (aprendan a) montar y si ustedes (aprenden a) tirar, ello es más querido para mí que si ustedes (aprenden a) montar”. Así que Alláh ordenó que nos preparáramos para que fuéramos capaces en el poder y el Profeta (SAW) explicó que la fuerza significa arrojar (disparar). Entonces Alláh dijo: “Y de los corceles de guerra (o el equipamiento el cual sirve para el mismo propósito) por los cuales ustedes puedan aterrorizar al enemigo de Alláh y su enemigo y otros junto a ellos a quienes ustedes no conocen, (pero) a quienes Alláh sí conoce”. El enemigo de Alláh y su enemigo, son aquellos quienes descreen y hacen pública su incredulidad, y otros a quienes no conocemos, pero Alláh sí conoce. Es dicho: Lo que quiere decir aquí es que son aquellos quienes están lejos de los creyentes en ese día, que está lejano, con respecto a su lugar. Y es dicho, los hipócritas son propuestos con estas palabras. Alláh dijo: “Y entre aquellos alrededor de ustedes de los beduinos están hipócritas, y (también) de entre la gente de Madinah. Ellos se han acostumbrado a la hipocresía. Ustedes no los conocen, (pero) Nosotros los conocemos a ellos” (At-Taubah 9:101). Porque cuando los hipócritas vean la gloria del Islam, ellos estarán aterrorizados y temerosos. Por esta razón, la hipocresía en esta Ummah no sucedió hasta después de la batalla de Badr, cuando Alláh dio la gloria a los musulmanes y humilló a los politeístas. Y lo que es propuesto por “otros junto a ellos” son cualquiera de la gente a quienes el pelear de los creyentes no los había alcanzado aún y que los creyentes no sabían acerca de ellos (ellos habían querido pelear y oponerse a los creyentes, pero no lo hicieron porque ellos se volvieron temerosos después de que los creyentes derrotaron a los politeístas), o hipócritas.

 
Tomado de: http://www.islaam.com/Article.aspx?id=552
Traducido del inglés al español por: Musa Abdullah Reyes H.

Para: http://www.islammexico.net

 

 

INDICE                    FINAL                   

 


 

Yihad en el Corán y la Sunnah; Sheik Al-Albani (habla) sobre el Yihad

Autor: Sheik Al-Albani

ID de Artículo: IBD170003.

Tomado de: www.salafipublications.com

Traducido por: Musa Abdullah Reyes H.

Para: www.islammexico.net

 

    Lo siguiente es una traducción e “Fatawa Al-Albani” (una trascripción de algunos de los casetes del Sheik) cuando al Sheik le fue preguntada su opinión sobre el Yihad.

La respuesta:

“Con respecto al Yihad, oh mi hermano, en este tiempo y antes de este tiempo ello es Fard Ayn, porque el problema a la mano no es un problema de Bosnia (sola) la cual ha movido de Nuevo las emociones de la juventud musulmana. Porque aquí tenemos como nuestros vecinos, a los judíos que han ocupado Palestina, y no a un solo país islámico se ha movido hacia la obligación de hacer el Yihad con ellos y desalojándolos y arrojándolos en el mar, como alguno de los presidentes de tierras islámicas acostumbraban decir.

 

    Y el punto es que el Yihad es Fard Ayn, porque muchas de las tierras musulmanas han sido ocupadas en el pasado y en el presente por los Kuffar. Y las cosas de esta ocupación no están ocultas de los musulmanes a quienes concierne por ellos mismos con los asuntos de los musulmanes, no hablar de los grupos islámicos o las sectas islámicas o las tierras islámicas.

 

    Pero el Yihad tiene pilares y condiciones, y nosotros (el grupo de escolares musulmanes) creemos que el Yihad obligatorio es solamente obligatorio sobre aquellos musulmanes quienes ayudarían a establecer aquello de lo que Alláh ha obligado sobre ellos del Yihad contra los Kuffar y desalojarlos de las tierras que ellos han ocupado.

 

    Y nosotros no necesitamos ahora relatar las evidencias del Libro y la Sunnah, porque en este punto no hay diferencia de opinión sobre ello entre los escolares (que el Yihad es Fard Ayn cuando un área de la tierra musulmana está ocupada), así que ¿qué hay acerca de cuando la ocupación ha ocurrido en muchas tierras?

 

    Pero, desafortunadamente yo deseo decir que este Yihad el cual es Fard (más bien, Fard Ayn) no es posible que sea declarado por individuos como ocurre en la pregunta, más bien ni siquiera por alguno de los grupos islámicos. Porque lo semejante de este Yihad, especialmente en nuestros tiempos en los cuales los significados de pelear pueden ser muchos, no es permisible para ser declarado por los grupos islámicos, ni siquiera hablar de individuos. Sino que la obligación es sobre los países y aquellos países islámicos que tengan la fuerza para prepararse para la guerra y lo que signifique la guerra en los días modernos, por lo cual si ellos se unen juntos sinceramente para este Yihad ellos declararían el Fard Ayn. Pero muy desafortunadamente estos países no han movido un dedo para declarar esto.

 

    Así, tal vez ellos refieren el asunto de este Yihad a los varios grupos y sectas islámicos, mientras estos no son capaces de hacer nada para detener el avance o ataque de los Kuffar, y los asuntos actuales atestiguan el hecho de que hay muchos grupos islámicos que tratan, cualquiera de los dos, tanto pelear en Afganistán, por ejemplo, por hacer revueltas contra el gobernante cuyo Kufr se ha vuelto claro, como en Argelia, por ejemplo; entonces estas desafortunadas ocurrencias indican que el Yihad individual o el Yihad de grupo no producen los frutos esperados; y que ello es que la Palabra de Alláh sea hecha suprema.

 

    Así que por lo tanto, nosotros creemos que este Yihad no es posible, excepto bajo una autoridad islámica, y bajo un grupo islámico que comprenda a gente de diferentes tierras, no solo de una tierra o región.

 

    Y hay que añadir a esto la necesidad de que la Taqwa de Alláh esté presente, al quedarse lejos de aquello que Alláh ha prohibido de los asuntos que son bien conocidos entre los musulmanes, pero desafortunadamente, ellos están muy lejos de poner esto en práctica.

 

    Y nosotros hemos mencionado (estoy tratando de resumir mis palabras tanto como sea posible) muchas aquello en lo que han caído los musulmanes hoy, esta humillación e ignominia que no había sido conocida en toda la historia del Islam, es que los musulmanes han aplicado mal y hasta el mínimo, un verso del Corán, y que es el dicho de Alláh: “Si ustedes ayudan a Alláh, Alláh los ayudará a ustedes”.

 

    Y no hay duda que esta Ayuda para los musulmanes de Alláh, es Ayuda en hacer de las Leyes de la Sharía una realidad observable, y esto desafortunadamente no es realizado en la mayoría de las tierras islámicas. Y aquellos entre las tierras musulmanas que tienen algunos remanentes de reglamentarse por la Ley de Alláh no han, hasta el momento, proclamado la llamada para el Yihad.

 

    Y debido a esto, los musulmanes individuales y las naciones permanecerán débiles tanto tiempo como ninguna de las tierras islámicas levante la bandera del Yihad, y ese Yihad el cual llame a pelear con aquellos más cercanos a ellos y no contra los que están más lejos. Para los musulmanes, con sus tierras y grupos y sectas y como individuos, si ellos no pueden establecer el Yihad con que los rodean o están cerca de ellos entonces ellos no son capaces de hacer el Yihad con aquellos quienes están distantes de ellos, por ejemplo Eritrea, Somalia, Bosnia y Chechnya.

 

    Y debido a esto que mencionamos ahora, que ello es sobre la juventud musulmana como individuos y como grupos y sectas, que ellos difundan la correcta advertencia islámica en las tierras primeramente, y después a los gobernantes secundariamente, y esto (el correcto entendimiento) es que toda esta gente gobierne por lo que Alláh ha revelado.

 

    El gobernante que rige por lo que Alláh ha revelado y ordenado. El individuo que rige por lo que Alláh ha revelado. Yo sé que hoy muchos individuos y grupos y sectas arrojan l responsabilidad (sobre el estado de los asuntos) a los gobernantes solamente, mientras en mi creencia cierta la responsabilidad igualmente cae sobre estos individuos, grupos y sectas, tanto como cae sobre los gobernantes. Esto es porque estos gobiernos se levantan de las tierras de estos musulmanes… estos musulmanes quienes son dirigidos por dos hadiths del Mensajero (SAW), primero su (SAW) dicho: “Cuando ustedes traten con interés, y se apresuren a la cola de la vaca, y se vuelvan contentos con la agricultura, y abandonen el Yihad en la Vía de Alláh, Alláh permitirá su humillación y no los levantará de ello hasta que ustedes retornen a su Din”. Y el segundo hadith, su (SAW) dicho: “Las naciones convocan a cada otra sobre ustedes como ustedes llaman a sus invitados a comer de un plato de comida”. Ellos dijeron: “¿Seremos pocos en número ese día, Oh Mensajero de Alláh?”. Él dijo: “No, más bien ustedes serán muchos en ese día, pero serán como la espuma del mar. Y Alláh removerá el miedo en los corazones de sus enemigos y pondrá en sus corazones Al-Wahn”. Ellos dijeron: “¿Qué es Al-Wahn, Oh Mensajero de Alláh?”. Él dijo: “Amar este mundo y odiar la muerte”.

 

    Y estas ocurrencias las cuales son mencionadas por el Mensajero (SAW) en este hadith han ocurrido ahora en cada sociedad musulmana, y ellas son de las claras aflicciones que necesitan los descendientes, de esta humillación sobre los musulmanes hasta los corazones de los gobernantes y los individuos se vuelvan totalmente cubiertos de blanco (debido a sus pecados).

 

    Las tierras musulmanas no rigen por lo que Alláh reveló, y si hay alguien entre ellos que lo hace (clama el) gobernar por lo que Alláh reveló, entonces el primer indicador claro que ello no gobierna por lo que Alláh reveló es que ello no eleva la llamada para el Yihad.

 

    Así que si este tiempo no es el tiempo en el cual el Yihad en la Vía de Alláh no se vuelve obligatorio, y muchos de las tierras musulmanas han sido ocupadas, entonces ¿cuándo este Yihad se volverá obligatorio?

 

    Pero el problema, y esto es el corazón del asunto, es que no hay nadie entre nosotros quien sea capaz de emprender (este Yihad), ¿por qué? Porque ellos están ahogándose en pecados y ahogándose en diferencias sectarias y nacionales; y nosotros sabemos que una de las puertas para la debilidad y la derrota es que los musulmanes difieran entre ellos mismos.

 

    Y nosotros hemos sido probados recientemente con una muy triste prueba, y esa es el Yihad Afgani, donde nosotros estábamos esperando que su punto final fuera la victoria para los musulmanes, y ahí había fuertes signos para poner la semilla del estado islámico. Entonces el final y el resultado se voltearon para ser totalmente opuestos (a lo que era esperado) debido a los tempranos signos de victoria sobre el enemigo, los comunistas (shuyuiyin), disminuyeron cuando las diferencias entre las tribus las hicieron dividirse en siete grupos, y su Islam el cual ellos tomaron como Din no los prevenía de hacer esto, y Nuestro Señor dice: “Y no sean de los Mushriks. De aquellos que dividen su Din y se vuelven sectas, cada secta regocijándose en lo que tiene”.

 

    Por lo tanto, es sobre aquel quien desea ir al Yihad que él obtenga los signos del Yihad y los signos de adquirir la victoria, y que no es realizable en nuestros tiempos desafortunadamente. Y Alláh dice en el Noble Corán: “Efectivamente Alláh no cambiará el estado de una gente hasta que ellos cambien lo que está en sí mismos”.

 

    Por lo tanto nosotros llamamos a todos los individuos y grupos y sectas musulmanes, para no hablar de los gobiernos a los que concierne por sí mismos, el difundir el purificad, auténtico Islam, purificado de cada elemento espurio que ha entrado en ello con el paso del tiempo y entonces traer a los musulmanes a este Islam purificado.

 

    El día cuando estos signos comiencen y se vuelvan claros en esta vasta tierra islámica, ese día los signos de estar listos para declarar este Yihad Fard Ayn comenzarán.

 

    Estos individuos ansiosos que van a muchas de las tierras musulmanas invadidas o atacadas por los Kuffar como Bosnia o Chechnya, por ejemplo ¿cuáles son las armas que tienen con ellos? ¿Quiénes son los líderes quienes pueden disciplinarlos y hacerlos pelear bajo una autoridad y bajo una bandera? Así que si hubiera una sola autoridad entonces veríamos (los frutos) del Yihad como los vimos en Afganistán (la victoria sobre el agresor).

 

    Además Alláh dice: “Y preparen para ellos lo que puedan de su fuerza y armas para golpearlos con miedo en los corazones de los enemigos de Alláh y sus enemigos”. ¿Dónde está esta preparación? ¿Y quién es aquel capaz de esta preparación? ¿El individuo? No. ¿Los gobiernos? Sí, los gobiernos; y es posible para nosotros decir que ellos establezcan un pequeño monto de esta preparación… pero esta preparación es tomada de sus enemigos… Así que su hubiera Yihad declarada entre los Kaffir y los musulmanes, pronto los musulmanes no serían capaces de suministrar a sus ejércitos con las armas necesarias, excepto comprándolas de sus enemigos.

 

    ¿Así que puede haber victoria y Yihad comprando las armas de los enemigos del Islam? Esto es imposible, y debido a esto, esta preparación ordenada a nosotros no puede ser establecida aún por lo países musulmanes, porque los países musulmanes compran sus armas de destrucción de sus estados enemigos y apesadumbrados. Y hay forma de hacer que estas armas no funcionen cuando ellos (los musulmanes) intenten usarlas contra el enemigo Kaffir. Y debido a esto yo digo, y termino mis palabras y réplica sobre esta pregunta que Alláh, cuando Él dijo: “Y preparen para ellos lo que puedan” esta orden fue para los Compañeros del Profeta (SAW), entonces la orden es dirigida a la generalidad de los musulmanes debido a la generalidad del texto. Pero esta orden fue dirigida a los Sahabah después de que ellos se levantaron sobre la auténtica educación islámica hasta que fue posible para ellos el declarar lo similar a esta orden, preparando la fuerza mundana después de preparar la fuerza espiritual en ellos mismos o con ellos mismos debido a la educación a la que fueron a través de las manos de su Profeta (SAW).

 

    Y esta historia se repite… Así que tiene que haber una educación de una nación de entre las naciones islámicas para que pueda ser posible para esta nación el declarar su preparación mundana, y nosotros todavía no encontramos una nación que haya establecido esta obligación, la cual podemos resumir en dos palabras: Tasfiyah (corrección) y Tarbiyah (educación, cultivación).

 

    (Además) nos vemos como individuos esparcidos aquí y allá. Y si hubiera un grupo y sobre este grupo un líder quien tuviera la lealtad de todos los musulmanes, y él eleva la bandera del Yihad contra los enemigos: esto no ha pasado aún, y debido a ello nosotros llamamos por la existencia de esta prédica hacia este Yihad sagrado.

 

    Y para el correr (de esta gente) detrás de la emociones cuando el Yihad espiritual aún no se ha realizado en ellos, y que este es el correcto entendimiento del Islam, y aplicarlo colectivamente, y que haya sobre ellos un líder después de eso y que él imponga a todos el preparar lo que puedan de la fuerza y de las armas. Así que el día que veamos cosas como esta, ese día los musulmanes se regocijarán en la victoria de Alláh y Alláh Ayuda a quien Él desea. Ésta es mi respuesta a su pregunta”.

 

INDICE                    FINAL                   

 


 

El tipo de Yihad en Palestina

 

Pregunta: ¿Cuál es la perspectiva de la Sharía Islámica de la actual Yihad de los palestinos; ello es Yihad en la Vía de Alláh, o Yihad por la tierra y la libertad? ¿Y es el Yihad por la tierra (y la libertad) considerada como Yihad en la Vía de Alláh?

 

Respuesta: Ha sido confirmado para nosotros por veraces y confiables testigos que la Intifadah (levantamiento) palestina y aquellos quienes han estado adelante en esto están entre los más dedicados musulmanes ahí; y que su Yihad es islámica. Esto es porque ellos son oprimidos por los judíos, y lo que es obligatorio sobre ellos es proteger su religión, a ellos mismos y sus familias y niños y sacar a su enemigo de su tierra con toda la fuerza de la que sean capaces.

 

    Y estos veraces y confiables (testigos) quienes se unieron (a los palestinos) en su Yihad y los ayudaron en ello, nos han informado de su entusiasmo islámico (de los palestino) y su aguante en aplicar la Sharía Islámica entre ellos. Así que lo que es obligatorio sobre los países islámicos y en resto de los musulmanes es asistir y ayudarles para que ellos puedan ser libres de sus enemigos, así como para retornar a su tierra, de acuerdo con el dicho de Alláh:

“¡Oh ustedes quienes creen! Peleen con aquellos de los incrédulos quienes están cerca de ustedes y déjenlos encontrar dureza en ustedes, y sepan que Alláh está con aquellos quienes son piadosos” (Surah At-Tawba, 9:123).

 

Y Su dicho:

“Marchen adelante, si ustedes son ligeros (son ricos, jóvenes y saludables) o pesados (son enfermos, viejos o pobres), peleen duro con su riqueza y sus vidas en la Vía de Alláh. Esto es mejor para ustedes, pero si ustedes supieran” (Surah At-Tawba, 9:41).

“¡Oh ustedes quienes creen! ¿Debería yo guiarlos hacia un comercio que los salvará de un doloroso tormento?

Que ustedes crean en Alláh y su Mensajero, y que luchen duro y peleen en la Vía de Alláh con su riqueza y sus vidas. Esto es mejor para ustedes, pero si ustedes supieran.

(Si así lo hicieran) Él perdonará sus pecados y los admitirá en los Jardines bajo los cuales fluyen ríos y moradas complacientes en los Jardines de la Eternidad del Adn (Edén, Paraíso) que es efectivamente el gran éxito.

Y también (Él les dará) otra (bendición) la cual ustedes aman, ayuda de Alláh (contra sus enemigos) y trae la victoria. Y da las noticias agradables (Oh Muhammad) a los creyentes” (Surah As-Saf, 61:10-13)

Y los versos con este significado son muchos.

 

Y es auténtico del Mensajero (SAW) que dijo:

“Hagan Yihad contra los Mushrikun con su riqueza, sus seres y sus lenguas (discurso)”.

 

Y porque ellos están oprimidos, entonces es sobre sus hermanos musulmanes el ayudarles contra aquellos quienes los oprimen, como el Profeta (SAW) dijo:

“Un musulmán es el hermano de otro musulmán; él no lo oprime y no hace la mano sobre él (hacia el enemigo)”, su autenticidad está acordada sobre ambos, Al-Bukhari y Muslim.

 

Y su dicho:

“Asistan a su hermano (musulmán) si él es opresor o el oprimido”.

 

Fue preguntado: “¡Oh Mensajero de Alláh! (nosotros entendemos) acerca de asistirlo cuando él es el oprimido, pero ¿cómo lo asistimos cuando él es el opresor?”. Él (SAW) dijo: “Restrínjanlo de oprimir (a alguien), porque ello es asistir a su hermano (musulmán)”.

 

Y el hadith respecto a la obligación del Yihad en la Vía de Alláh y asistir a los oprimidos y enfrentando a los opresores son demasiados.

 

    Así que pedimos a Alláh que garantice a nuestros hermanos Muyahidin la victoria en la Vía de Alláh sobre sus enemigos en Palestina y en cualquier lado, y unirse a ellos sobre la verdad y el garantizar a todos los musulmanes la habilidad de asistirlos y permanecer firmes contra sus enemigos y abandonar a los enemigos del Islam en cualquier lado en que puedan estar y el descender sobre los malhechores y gente o naciones criminales (mucho) sufrimiento, (el cual) no cesará, efectivamente Él es el que Todo lo Oye.

 

    Por favor tomen nota: El terrorismo es Haram en el Islam, y esta Fatwa de ninguna forma implica su permisibilidad o aceptación. Sino que provee una regla legal islámica calificada para oponerse a aquellos quienes han causado la opresión por ocupar la tierra palestina.

 

Sheik Ibn Baz.

Majmu Fatawa wa Maqalat Mutanawiah, Volumen 4, Página 295.

Majalah ad-Dawah publicado el 09/08/1409 H.

Traducido por: Musa Abdullah Reyes.

Para: www.islammexico.net

 

INDICE                    FINAL                   

 


 

La Doctrina Religiosa y Moral sobre el Yihad

Por el Imám Ibn Taymiyah.

De "al-Siyasa al-shariya fi islah al-rai wa al-raiya".

(Gobierno de acuerdo a la Ley de Alláh en reformar ambos, el gobernante y su rebaño).

Tomado de: http://www.allaahuakbar.net/scholars/ibn_taymiyyah/ibn_taymiyyah_on_jihaad.htm

Traducido por: Musa Abdullah Reyes H.

Para: www.islammexico.net

 

    Las penalidades que la Sharía ha introducido para aquellos quienes desobedecen a Alláh y sus Mensajeros son de dos clases: el castigo de aquellos quienes están bajo el balanceo (del Imám), ambos, individuales y colectivos, como ha sido mencionado antes (en el capítulo de la ley criminal); y segundamente, el castigo de los grupos recalcitrantes, tales como aquellos quienes solamente pueden ser traídos bajo el balanceo del Imám por una pela decisiva. Ello es entonces la Yihad contra los incrédulos (Kufar), los enemigos de Alláh y Su Mensajero (صلى الله عليه وسلم). Para quienquiera que haya escuchado las convocatorias del Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم) y no ha respondido a ello, debe ser combatido “hasta que no haya persecución y la Religión sea la de Alláh enteramente” (2:193, 8:39)

    Cuando Alláh mandó a su Profeta y le ordenó el convocar a la gente a Su Religión, Él no le permitió matar o combatir a nadie por esa razón antes de que el Profeta (صلى الله عليه وسلم) emigrara a Medina. Después de eso, Él le dio a él y a los musulmanes permiso con las palabras:

“El permiso es dado para aquellos quienes fueron combatidos porque fueron dañados, seguramente Alláh es capaz de ayudarles, quienes fueron expulsados de sus habitaciones sin derecho, excepto que ellos dijeron: “Nuestro Señor es Alláh”. Si Alláh hubiera dirigido a la gente en contra de otros, hubieran sido destruidos ermitas, sinagogas, oratorios y mezquitas, donde el nombre de Alláh es mencionado en demasía. Ciertamente Alláh ayudará a quien le ayude a Él, seguramente Alláh es el Todo Poderoso, el Más Alto, quienes si Nosotros los establecemos en la tierra, llevan a cabo la oración y pagan las limosnas, y ordenan el honor y prohíben el deshonor; y a Alláh pertenece el resultado de todos los asuntos” (22:39-41).

    Entonces, después de eso, Él impuso el pelear con ellos con las siguientes palabras:

“Prescrito para ustedes es el pelear, aunque sea odioso para ustedes. Aún cuando pueda suceder que ustedes odien una cosa que sea mejor para ustedes y puede suceder que ustedes amen una cosa que sea peor para ustedes. Alláh sabe y ustedes no saben” (2:216).

    Él ha enfatizado esta orden y glorificado el Yihad en muchas de las Surahs medinenses. Él ha criticado a aquellos quienes fallan en participar en ello y los llamó hipócritas y enfermos en sus corazones. Alláh ha dicho:

“Di: “Si sus padres, hijos, hermanos, esposas, su clan, sus posesiones que han obtenido, el comercio que temen pueda fallar, las moradas que aman, si estos son más queridos para ustedes que Alláh, Su Mensajero y pelear en Su vía, entonces esperen a que Alláh traiga su orden. Alláh no guía a la gente impía” ” (9:24).

Y: “Los creyentes son aquellos quienes creen en Alláh y Su Mensajero, entonces no han dudado, y han peleado con sus posesiones y sus seres en la vía de Alláh; aquellos son los veraces” (49:15).

Y: “Entonces, cuando una clara Sura es enviada, y en adelante el pelear es mencionado, ves a aquellos en cuyos corazones está la enfermedad mirando como a aquel quien mira a un moribundo; pero lo mejor para ellos sería ser obedientes y las palabras honorables. Entonces cuando el asunto esté resuelto, si ellos fueran veraces con Alláh, ello sería lo mejor para ellos” (47:20-21.

    Hay numerosos versos similares en el Corán e igualmente frecuente es la glorificación del Yihad y de aquellos quienes participan en ello, por ejemplo, en la Surah de las Filas (Al-Saf):

“Oh creyentes ¿Debería dirigirlos a un comercio que los salvaría de un castigo doloroso? Ustedes deberían creen en Alláh y Su Mensajero y pelea en la Vía de Alláh con sus posesiones y sus seres. Ello es mejor para ustedes, si quieren saberlo. Él les perdonará sus pecados y los admitirá en los jardines por cuyo suelo corren los ríos y para morar en los lugares buenos en el Jardín del Edén; eso es el mayor triunfo, y otras cosas que ustedes aman, la ayuda de Alláh y una victoria cercana. Den las buenas noticias a los creyentes” (61:10-13).

Y en otro lugar) Él ha dicho:

“¿Reconocerían que dar el agua a los peregrinos y el habitar de la Mezquita Sagrada es lo mismo como aquel quien cree en Alláh y en el Último Día y pelea en la vía de Alláh? Ellos no son iguales a la vista de Alláh; y Alláh no guía a la gente de los malhechores. Aquellos quienes creen y han emigrado y han luchado en la Vía de Alláh con sus posesiones y sus seres son más elevados en rango con Alláh; y estos son los triunfadores; Su Señor les da noticias de misericordia de Él y buen placer; para ellos esperan jardines donde hay bienaventuranza, ahí morarán por siempre y siempre; seguramente con Alláh está un alto pago” (9:19-21). Y:

“¡Oh creyentes aquellos de ustedes que se vuelvan de esta religión! Alláh seguramente traerá una gente que Él ama, y a quienes Lo amen. Humildes hacia los creyentes y desdeñosos hacia los incrédulos, hombres que se esfuercen en la vía de Alláh, no temiendo el reproche de alguno de los reprochadores. Esta es la bondad de Alláh; Él la da a quien Él quiera” (5:54). Y Él ha dicho:

“Esto es porque ellos no están aquejados, ni por la sed, ni la fatiga, ni vacío en la vía de Alláh, ni dan un paso irritando a los incrédulos, ni ganan ninguna ganancia de ningún enemigo, pero un hecho recto que está escrito en su cuenta: Alláh no deja que se gaste la recompensa de los bienhechores. Ni ellos expenden ninguna suma, pequeña o grande, ni atraviesan ningún valle, pero que esto está escrito en su cuenta, que Alláh los recompense lo mejor de lo que estaban haciendo” (9:120-121).

    Así, Él ha mencionado (la recompensa) resultante de sus hechos y los hechos que ellos deben practicar.

    La orden de participar en el Yihad y la mención de sus méritos ocurre innumerables veces en el Corán y la Sunnah. Por lo tanto es el mejor acto (religioso) voluntario que un hombre puede llevar a cabo. Todos los escolares están de acuerdo que ello es mejor que el Hayy (gran peregrinación) y la Umra (peregrinación menor), que el Salat voluntario y el ayuno voluntario, como el Corán y la Sunnah indican. El Profeta (صلى الله عليه وسلم) ha dicho: “El principal asunto es el Islam; su pilar central es el Salat y la cumbre es el Yihad”. Y él (صلى الله عليه وسلم) ha dicho: En el Paraíso hay cien grados con intervalos tan amplios como la distancia entre el cielo y la tierra. Todos estos, Alláh los ha preparado para aquellos quienes toman parte den el Yihad”. Hay unanimidad acerca de la autenticidad de esta Sunnah. Al-Bukhari ha transmitido que él (صلى الله عليه وسلم) ha dicho: “Aquel cuyos pies se han vuelto polvorientos en la Vía de Alláh (en el Yihad) Alláh lo salvará del fuego del infierno”. Y como fue relatado en Muslim, él (صلى الله عليه وسلم) ha dicho:

“Un día y una noche gastados en Ribat (quedarse en las fronteras del Islam con la intención de defender el territorio islámico contra los enemigos) son mejores que un mes gastado en ayunar y vigilias. Si él muere (en el cumplimiento de este deber); él recibirá la recompensa por sus actos y su subsistencia, y él será protegido del Ángel de la Tumba”.

    Es relatado en la Sunnah que “una día gastado en Ribat en la Vía de Alláh es mejor que mil días gastados en cualquier otro lado”. Él (صلى الله عليه وسلم) ha dicho: “Dos ojos no serán tocados por el fuego: el ojo que ha llorado por el temor de Alláh y el ojo que ha gastado la noche en la vigilancia en la Vía de Alláh”. At-Tirmidhi ha dicho acerca de esta Sunnah que es buena (Hasan) en el Musnad de Ahmad Ibn Hanbal encontramos: “Una noche gastada en la vigilancia en la Vía de Alláh es mejor que mil noches y días gastados en vigilas nocturnas y ayunos”. En el Sahih Bukhari tanto como en el Sahih Muslim encontramos:

“Un hombre dijo: “Oh Mensajero de Alláh, dime de un acto que equivalga al Yihad en la Vía de Alláh”. Él (صلى الله عليه وسلم) respondió: “Tú no serás capaz de ello”. El hombre dijo: “Dime de todos modos”. El Mensajero de Alláh dijo: “¿Puedes tú, cuando un guerrero del Yihad ha salido de expedición, ayunar sin interrupción y gastar la noche en oración continua?”. El hombre dijo: “No”. Entonces el Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم) dijo: “Entonces, esto es lo igual al Yihad”.

    En la Sunnah encontramos que Muhammad (صلى الله عليه وسلم) ha dicho: Cada comunidad tiene sus jornadas de devoción, y las jornadas de devoción de mi comunidad son el Yihad en la Vía de Alláh”.

    Este es un asunto vasto, no igualado por aquellos asuntos tanto como concierne a la recompensa y el mérito de los hechos humanos. Esto es evidente sobre un examen más cercano. La (primera) razón es que el beneficio del Yihad es general, extendiéndose no solo a la persona quien participa en ello, sino también a otros; en ambos sentidos, religioso y temporal. (Segundo), el Yihad implica todas las clases de adoración, en ambas formas, interna y externa. Más que cualquier acto, ello implica amor y devoción por Alláh, Quien es Exaltado, Creemos en Él, la entrega de la vida y la propiedad de uno para Él, paciencia, ascetismo, remembranza de Alláh y todas las clases de otros actos (de adoración). Y el individuo o la comunidad que participa en ello, se encuentra a sí mismo entre dos salidas dichosas: ya sea la victoria y el triunfo o el martirio y el Paraíso. (Tercero), todas las criaturas deben vivir y morir. Ahora, es el Yihad que uno puede vivir y morir en la última felicidad, en ambos, en este mundo y en el más Allá. Abandonarlo significa perder entera o parcialmente ambas clases de felicidad. Hay gente que quiere llevar a cabo hechos religiosos y temporales llenos de dureza a pesar de su falta de beneficio; como sea que el Yihad es religiosa y temporalmente más beneficioso que cualquier otro acto lleno de dureza. Otra gente (participa en ello) con el deseo de hacer las cosas fáciles cuando la muerte los encuentre, porque la muerte de un mártir es más fácil que cualquiera de las otras formas de muerte. De hecho, es la mejor de las maneras de morir.

    Desde que el estado de guerra legal es esencialmente Yihad y desde que su propósito es que la religión sea de Alláh enteramente (2:189; 8:39) y la palabra de Alláh es lo más sobresaliente (9:40), por lo tanto, de acuerdo a todos los musulmanes, aquellos quienes se opongan en la vía a este propósito deben ser combatidos. Como para aquellos quienes no pueden ofrecer resistencia o no pueden pelear, tales como las mujeres, los niños, los monjes, la gente vieja, los ciegos, los minusválidos y sus similares, ellos no deberían ser matados, a menos que ellos peleen actualmente con palabras (por propaganda) y actos (al espiar u otras formas de asistencia en el estado de guerra). Algunos (juristas) son de la opinión que todos ellos pueden ser muertos; sobre el mero hecho de que son incrédulos; pero ellos hacen una excepción para las mujeres y los niños desde que constituyen propiedad para los musulmanes. De cualquier forma, la primera opinión es la correcta; porque nosotros podemos combatir a aquellos quienes nos combaten cuando queremos obtener la victoria religiosa de Alláh. Alláh, quien es el Exaltado, ha dicho en este respecto: “Y combatan en la vía de Alláh a aquellos quienes combaten con ustedes, pero no trasgredan; Alláh no ama a los que trasgreden” (2:190). En la Sunnah es reportado del Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم):

“Que él una vez pasó por enfrente de una mujer quien había sido muerta. El Mensajero de Alláh se detuvo y dijo: “Ella no era una quien con quien hubieran combatido”. Entonces él dijo a uno (de sus Compañeros): “Ve con Khalid ibn Al-Walid y dile que no maten mujeres, niños y sirvientes”.

    También es reportado en la Sunnah que él acostumbraba decir: “No maten a hombres muy viejos, ni a niños pequeños o mujeres”. La razón es que Alláh (solamente) ha permitido el derramar la sangre si ello es necesario para el bienestar de la creación. Él Ha dicho: “La persecución es más dañina que la muerte” (2:191). Esto significa que, aunque hay maldad y abominación en matar, hay una maldad más grande y una abominación mayor en la persecución de los incrédulos. Ahora, la incredulidad de aquellos quienes no obstaculizan a los musulmanes en establecer la religión de Alláh, es solamente perjudicial para ellos mismos. En el mismo sentido, los juristas han dicho que uno quien propaga innovaciones (Bidah) que son contrarias al Corán y la Sunnah debe ser castigado mucho más severamente que la persona (quien contiene tales creencias pero) que permanece en silencio. “Un error que es guardado en secreto”, dice una Sunnah, “solamente daña a la persona quien lo ha cometido; pero si ello su vuelve público y no es denunciado, ello daña a la comunidad”.

    La Sharía exige el combatir a los incrédulos, pero no matar a aquellos quienes han sido capturados. Si un hombre incrédulo es tomado cautivo durante el estado de guerra o de otra forma; por ejemplo, como el resultado de un naufragio, o porque él perdió su camino, o como resultado de una trampa, entonces el jefe de estado (el Imám) puede hacer cualquier cosa que él considere apropiado: matarlo, esclavizarlo, liberarlo, o dejarlo libre a cambio de un rescate consistente, ya sea en propiedades o en gente. Este es el punto de vista de la mayoría de los juristas y ello es apoyado por el Corán y la Sunnah. Hay, de cualquier forma, algunos juristas quienes que las opciones de liberarlos o dejarlos libres a cambio de un rescate han sido abrogadas. Como para la Gente del Libro y los Zoroastristas (Mayus), ellos son para ser combatidos hasta que se vuelvan musulmanes o paguen el tributo (Yizya) y hayan sido humillados. Con respecto a los otros, los juristas difieren de la licitud de tomar tributo de ellos. La mayoría de ellos (considera) como ilegal el aceptarla de los árabes paganos.

    Si un grupo rebelde, aunque pertenezca al Islam rechaza el cumplir con las órdenes claras y universalmente aceptadas, todos los musulmanes están de acuerdo en que el Yihad debe ser llevado contra ellos, en orden de que la religión sea la de Alláh enteramente. Así, Abu Bakr Al-Sidiq y otros Compañeros (رضي الله عنهم) han combatido a aquellos quienes han rechazado pagar el Zakat. Inicialmente algunos de los Compañeros vacilaban el combatirlos, pero eventualmente todos ellos estuvieron de acuerdo. Umar Ibn Al-Khatab dijo a Abu Bakr (رضي الله عنهم): “¿Cómo puedes combatir a esta gente? ¿No ha dicho el Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم): “Me fue ordenado combatir a la gente hasta que ellos profesaran que no hay más dios que Alláh y que Muhammad es el Mensajero de Alláh. Si ellos dicen eso, sus vidas y propiedades serán inviolables para mí, hasta que haya alguna ley que permita tomarlas. (Por sus acciones) ellos deben rendir cuentas a Alláh”?”. Abu Bakr entonces dijo: “La obligación de pagar el Zakat es una regla. Por Alláh, si ellos rechazan el darme lo que acostumbraban dar al Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم), yo debería combatirlos por su rechazo”. Umar dijo: “Entonces yo comprendí inmediatamente que Alláh había abierto su corazón para el combate y supe que eso era lo correcto”.

    Hay varios hadiths auténticos de acuerdo a las cuales el Profeta (صلى الله عليه وسلم) había ordenado combatir a los Khariyitas. En el Sahih de Al-Bukhari tanto como en el Sahih de Muslim es reportado sobre la autoridad de Ali Ibn Abu Talib (رضي الله عنه) que él dijo:

“Yo he escuchado al Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم) decir: “Hacia el final del tiempo, un grupo emergerá, jóvenes de edad y simples de mentalidad, quienes hablarán las más bellas palabras, pero cuya fe no será más profunda que sus gargantas. Ellos abandonarán la religión justo como una flecha perfora y luego abandona un animal de caza. Dondequiera que los encuentren ustedes deben matarlos, desde que aquellos quienes los maten serán recompensados en el Día de la Resurrección” “.

Muslim ha reportado que Ali (رضي الله عنه) dijo:

“Yo he escuchado al Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم) decir: “Un grupo de gente emergerá de entre mi comunidad quienes recitarán el Corán (muy bien). Su recitación (la de ustedes) no es nada comparada con la suya (la de ellos). Ellos recitarán el Corán creyendo que (su texto) los apoya, cuando (en realidad) los condena. Su recitación no va más profunda que sus clavículas. Ellos abandonarán la religión justo como una flecha perfora y luego abandona un animal de caza. Si el ejército que los alcance supiera cuanta abundante (recompensa) el Profeta les ha prometido, ellos dependerían de este hecho (solo y no se preocuparían acerca de otros hechos)”.

    En otra versión de este hadith, transmitido sobre la autoridad de Abu Said del Profeta (صلى الله عليه وسلم), encontramos las siguientes palabras: “Ellos combatirán a la gente de fe y dejarán a los idólatras. Si nosotros vivimos lo suficiente para encontrarlos; yo los mataría en la manera en que la tribu de Aad fue muerta”. Hay unanimidad acerca de la autenticidad de este hadith.

    En otro hadith reportado por Muslim es dicho: “Mi comunidad se dividirá en dos partidos. De entre ellos emergerán herejes (Mariqa). El partido que esté más cerca de la verdad estará a cargo de matarlos”. Estoas fueron las gentes que fueron muertas por el Comandante de los Creyentes Ali, cuando la brecha entre la gente de Irak y la gente de Siria tomó lugar. Ellos fueron llamados Hururiya. El Profeta (صلى الله عليه وسلم) ha hecho claro que ambos partidos en los cuales se ha dividido la comunidad, pertenecían a su comunidad y que los partidarios de Ali estaban más cerca de la verdad. Él incitó a combatir solamente a aquellos herejes que habían abandonado el Islam y habían dejado a la comunidad y que habían permitido el tomar las vidas y las propiedades de los otros musulmanes. Ha sido establecido sobre la autoridad del Corán, la Sunnah y el Consenso de la comunidad, que aquellos quienes se separen de la ley del Islam deben ser combatidos, aún si ellos pronuncian las dos profesiones de fe.

    Los juristas están en desacuerdo acerca de la permisibilidad para combatir a grupos que abandonan un acto supererogatorio establecido (de adoración) (Sunnah Ratiba), tales como los dos Rakás (extras) de la oración del amanecer. De cualquier forma, hay unanimidad que es permitido combatir a la gente por (no observar) las obligaciones reconocidas y establecidas definida y generalmente; hasta que ellos reencarguen de llevar a cabo las oraciones explícitamente prescritas, el pagar el Zakat, el ayunar durante el mes de Ramadán, el hacer la peregrinación a Mekkah y evitar lo que es prohibido, tales como casarse con una mujer a pesar de los impedimentos legales, comer cosas impuras, actuar ilícitamente contra las vidas y las propiedades de los musulmanes y lo similar. Es obligatorio el tomar la iniciativa en combatir a esta gente, tan pronto como la convocatoria del Profeta con las razones para aquello lo cual combaten les haya alcanzado. Pero si ellos atacan primero a los musulmanes, entonces el combatirlos es aún más urgente, como hemos mencionado cuando tratamos con el combatir contra rebeldes y bandas agresivas.

    El más serio tipo de Yihad obligatorio es aquel contra los incrédulos y contra aquellos quienes rechazan el soportar cierta prescripción de la Sharía, como aquellos quienes rechazan pagar Zakat, los Khariyitas y los similares. Este Yihad es obligatorio si es llevado sobre nuestra iniciativa y también si es emprendido como defensa. Si nosotros tomamos la iniciativa, es un deber colectivo, (lo cual significa que) si es cumplido por un número suficiente (de musulmanes), la obligación caduca para todos los demás y el mérito va hacia aquellos quienes lo han cumplido, justo como Alláh, el Exaltado, ha dicho:

“tales creyentes, como se sientan en casa, a menos que ellos tengan una herida, no son iguales (a aquellos quienes se esfuerzan en la Vía de Alláh con sus posesiones y sus seres). Alláh ha preferido en rango a aquellos quienes se esfuerzan en la vía de Alláh con sus posesiones y sus seres sobre aquellos quienes se sientan en casa. Aunque Alláh ha prometido la recompensa más equitativa; y Alláh ha preferido a aquellos quienes se esfuerzan sobre quienes se sientan en casa por un botín de alta compensación, en rangos delante de Él, perdón y misericordia”. (4:95-96)

    Pero si el enemigo quiere atacar a los musulmanes, entonces el repelerlo se vuelve un deber para todos aquellos bajo ataque y para los otros el ayudarles. Alláh, el Exaltado, ha dicho: “Aún si ellos les piden ayuda, por la religión, es su deber ayudarles” (8:72). En el mismo camino, el Profeta (صلى الله عليه وسلم) ha ordenado a los musulmanes el ayudar a los compañeros musulmanes. La asistencia, la cual es obligatoria para ambos, el ejército profesional regular y para los otros, debe ser dada, de acuerdo a las posibilidades de cada uno, ya sea en persona, por combatir a pie o a caballo, o a través de contribuciones financieras, ya sean pequeñas o grandes. Cuando los musulmanes fueron atacados por enemigo en el año de la Trinchera, Alláh no permitió a nadie el abandonar el Yihad; aunque Él les permitió no tomar parte en el Yihad (después de que el sitio fue levantado) en orden de perseguir al enemigo. En esa ocasión Él los dividió en dos categorías; aquellos quienes se sentaron en casa y aquellos quienes marcharon, y Él criticó a aquellos quienes estaba pidiendo al Profeta (صلى الله عليه وسلم) por el abandono (no tomar parte en el Yihad): “(Y una parte de ellos estaban pidiendo por el abandono del Profeta) diciendo: “Nuestras casas están expuestas”; aún si no estuvieran expuestas, ellos deseaban solamente el huir” (33:13)

    Así que la última (forma del Yihad) consiste en la defensa de la religión, de las cosas que son inviolables y de las vidas. Por lo tanto esto es el combate (derivado) de la necesidad. El anterior (tipo de Yihad), de cualquier forma, es voluntario el combatir en orden de propagar la religión, de hacerla triunfar y de intimidar al enemigo, tal como el caso con la expedición de Tabuk y lo similar. Ahora, esta forma de castigo (el Yihad) debe ser administrada a la gente rebelde. Como para los habitantes del territorio del Islam quienes no son rebeldes (pero rechazan el llevar los deberes religiosos) ellos deben ser forzados a llevar a cabo sus obligaciones tales como los cinco deberes fundamentales del Islam y otros como la entrega de los bienes a sus dueños y la preservación de los convenios en las relaciones sociales.

 

 

INDICE                    FINAL                   

 


El Yihad más grande

Tomado de: http://www.fatwaislam.com/fis/index.cfm?scn=fd&ID=206

Traducido por Musa Abdullah Reyes H.

Para: www.islammexico.net.

 

Pregunta: ¿Es el Yihad en la vía de Alláh al mismo nivel sin importar de si ello es con la ida, la riqueza o la suplicación de uno; aún si alguien es capaz del tipo que involucra la vida de uno?

Respuesta: Hay diferentes clases de Yihad; con el ser, o la riqueza de uno mismo; con la suplicación, el enseñar, dar guía o ayudar a otros en el bien en cualquier forma. La forma más elevada de Yihad, de cualquier forma, es con la vida de uno; luego viene el Yihad con la riqueza de uno y el yihad con enseñar y guiar; y en esta vía, la Dawah es una forma de Yihad, pero el Yihad con la vida de uno es la forma más elevada.

 

Sheik Abdul-Aziz Bin Baz.

Fatawa Islamiyah, Volumen 8, página 24, Darussalam.

 

 

INDICE