Los Niños en el Islam

"Nuevos Musulmanes"

      Hablamos Islam Niños



 

               

 

 

                    FIN

 


 

La regla sobre traer a los niños al Masyid

Por: Ash-Sheik Ibn Uthaymin (رحمه الله).

Tomado de: Fatawa Islamiyah, Volumen 3, Reglas del Masyid.

Localizado en: http://calgaryislam.com.

Traducido (del inglés al español) por: Musa Abdullah Reyes H.

Para: www.islammexico.net.

 

Pregunta: Alguna de la gente viene al Masyid y tienen con ellos a sus niños, quienes no han alcanzado la edad del discernimiento y no pueden rezar apropiadamente. Estos niños se alinean en las filas con aquellos quienes están ofreciendo la oración y algunos de ellos se inquietan (o juegan frívolamente) y molestan a aquellos quienes están a su alrededor. Así que ¿Cuál es la regla sobre esto? ¿Y cuál es su consejo para los padres de tales niños?

 

Respuesta: Yo pienso que traer a los niños al Masyid quienes molestarán a aquellos quienes están ofreciendo la oración no es permisible, porque en ello está una distracción para los musulmanes quienes están llevando a cabo una obligación de entre las obligaciones de Alláh. El Profeta (صلى الله عليه وسلم) escuchó a alguno de sus Compañeros rezando y recitando en voz alta, así que él dijo:

“Tú no deberías elevar tu voz, sobre los otros en la recitación”.

En otro hadith él dijo:

 

“Tú no deberías dañar (o fastidiar) a otro”.

 

Así, todo lo que contiene algo que fastidia o molesta a aquellos quienes están ofreciendo la oración, no es permisible para la persona hacerlo. Por lo tanto, mi consejo para los padres de tales niños es que ellos no los traigan al Masyid y que busquen la guía en aquello lo cual el Profeta (صلى الله عليه وسلم) se dirigía cuando decía:

 

“Ordenen a sus niños rezar cuando ellos tenga siete (años) y péguenles acerca de ello (de no ofrecerla) cuando tengan diez (años)”.

 

Similarmente, yo también dirijo un consejo a la gente del Masyid, que abran su corazón a los niños cuyo venir (en presencia) al Masyid está legislado en la Sharíah. Ellos no deberían hacer las cosas difíciles sobre ellos o removerlos de sus lugares en las líneas de la oración en las que ellos llegaron primero, porque verdaderamente, quienquiera que sea el primero en venir a algo, él tiene más derecho a ello, sin importar si él es un niño o un adulto. Por lo tanto mover a los niños para alejarlos de sus lugares en las filas, contiene:

 

1) Descuido de su derecho, porque quienquiera que viene a algo primero, a lo que ninguno de los musulmanes se ha acercado, entonces él tiene más derecho a ello.

2) Ello los desanima de asistir a los Masyids.

3) Ello contiene la posibilidad de que el niño lleve odio o disgusto por la persona quien lo removió del lugar al que llegó primero.

4) Ello lleva al niño a estar reunido junto, en la fila y que ellos terminen jugando y causando molestia a la gente del Masyid que no hubiera ocurrido si los niños estuvieran entre los hombres adultos. En referencia a lo que la gente de conocimiento ha mencionado con respecto a los niños que son removidos de su lugar, para que así el niño sea hecho levantarse al final de la fila o en la última fila en el Masyid, usando como prueba la declaración del Profeta:

 

“Dejen a aquellos de entendimiento e inteligencia acercarse a mí en la oración”.

 

    Esta opinión no es correcta y está en oposición a la declaración del Profeta:

 

“Quienquiera que viene a algo primero, a lo que ninguno de los musulmanes se ha acercado, entonces él tiene más derecho a ello”.

 

    También, su uso como evidencia, la declaración del Profeta:

 

“Dejen a aquellos de entendimiento e inteligencia acercarse a mí en la oración”.

 

    Esto no está completo en la manera en la que ellos la usan, porque el significado del hadith es animar a aquellos de intelecto y entendimiento a adelantarse para que así ellos puedan estar cerca del Profeta. Esto es porque ellos están más cerca al correcto entendimiento que la gente joven, y más competente en entender lo que ellos vieron del Profeta (صلى الله عليه وسلم) o lo que ellos escucharon. El Profeta no dijo: “Ninguno sino aquellos de entendimiento e intelecto deberían estar cerca de mí en la oración”.

Si el Profeta hubiera dicho: “Ninguno sino aquellos de entendimiento e intelecto deberían estar cerca de mí en la oración”, entonces la opinión de remover a los niños de sus lugares en las filas del frente sería aceptable. De cualquier manera, la forma en la que este hadith ha sido redactado es meramente su orden para aquellos de entendimiento e intelecto que se adelanten para que así ellos puedan estar cerca del Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم).

 

Masyid As-Salafis Salih.

3916 Glenwood Road.

Decatur, Georgia 30032.

(404)284-8855.

 

INICIO                    FIN

 


Después del nacimiento

Por: el Sheik Al-Albani

Tomado de: http://www.salafs.com/modules/news/article.php?storyid=10062

Traducido (del árabe al francés) por: Los Salafis del Este

Traducido (del francés al español) por: Carryne Antoine Frederica Laviolette

Para: www.islammexico.net

 

Preguntaron a Sheik Muhammad Nasir-ud-Din Al-Albani.

 

Pregunta: Sheik, el hadith que habla del Adhán en el oído del recién nacido es débil, entonces ¿Podemos utilizarlo?

 

Respuesta: No.

 

Pregunta: ¿Cuál es su consejo para los hermanos que, a lo mejor, no saben que usted declaró el hadith como débil?

 

Respuesta: Mi consejo es una exposición para la gente. Decíamos antes que estaba legislado hacer el Adhán en el oído del recién nacido, sabiendo que el hadith que dice: “Hace parte de la Sunnah dar el Adhán en el oído del recién nacido” es reportado en los Sunan de At-Tirmidi con una cadena de transmisión débil. Pero (como es sabido en la ciencia del hadith) hemos apoyado este hadith con otros y nos hemos apoyado en el libro del Imám Ibn Qayim “Tuhfatul Wadud fi Ahkam al-Mawlud”. Ibn Qayim ha reforzado el hadith apoyándose en un libro del Imám Al-Bayhaqi “Shuab al-Imán”. Y aún cuando el hadith es débil yo pensaba que su debilidad no era muy importante, y me apoyé en la transmisión de Abu Rafi para reforzar el hadith. En aquel tiempo yo no disponía del libro de “Shuab al-Imán” que no había sido publicado ni siquiera en manuscrito y aunque ya esté en el Maktaba Dhariya que contiene miles de libros, este del Hafidh Al-Bayhaqi no se encontraba así como en la mayoría de las bibliotecas  del mundo. Pero hoy “Shuab Al-Imán” ha podido ser publicado y es muy provechoso ya que contiene muchos Ahadith que no son reportados en los “6 Libros” (Al-Bukhari, Muslim, Abu Dawud, At-Tirmidi, Ibn Mayah) o en cualquier otro libro. Entre estos últimos se encontraba el hadith en el cual me apoyaba según Ibn Qayim para reforzar el hadith de Abu Rafi, reportado por Tirmidi en “Sunan”. Pero en la cadena de este hadith que reporta en Imám Al-Bayhaqi, hay dos transmisores que son considerados mentirosos. Me pareció entonces que el Imám Ibn Qayim ha sido un poco indulgente diciendo nada más que el hadith era débil. Él hubiera dicho que era muy débil, y en este caso no está permitido a aquel que se interesa en la ciencia del hadith de utilizar un hadith muy débil para apoyar otro hadith débil. Es por eso que no podemos regresar sobre lo que hemos dicho de este hadith en Sunan At-Tirmidi (débil pero encuentra apoyo en otra parte), según el hadith reportado en “Shuab Al-Imán” que es muy débil. Así que el hadith de Abu Rafi queda débil. Y como no nos es permitido poner en práctica el hadith débil, hemos regresado a lo que decíamos antes del carácter Sunnah o legislado del Adhán en el oído del recién nacido. (No está entonces legislado de decir el Adhán en el oído derecho del recién nacido; todavía menos el Iqamah en el oído izquierdo, lo que fue reportado en un hadith inventado (Mawdu)).

 

 

El Sheik Muhammad Ibn Salih al-Uthaymin dice en “Sharh Al-Mumti” (3/431-437):

 

Al Aqiqah.

 

Al Aqiqah (el sacrificio) es una Sunnah, es un deber del padre, pero si el padre no está presente queda de Sunnah que se realice por la madre. Se debe de contar con los medios ya que las obligaciones tienen como condición primordial la capacidad de poderlas cumplir, eso es aún más evidente para las cosas recomendadas. Es por eso que no decimos a los padres que pidan prestado para hacer el sacrificio. Y en el caso de un asalariado que tiene un niño a mitad del mes y que su salario no es liquidado todavía, le decimos: ¿pedir prestado o esperar? Es mejor que espere ya que puede ser que algo le suceda y que requiera ese dinero (enfermedad, accidente…). Más vale que espere si cree recibir dinero pronto y puede sacrificar el séptimo, catorceavo o vigésimo primer días.

 

(Sheik Al-Albani precisa que el sacrificio debe de efectuarse el séptimo día, pero se puede posponer al catorceavo o al vigésimo primer día si no se puede antes. Porque el Profeta (صلى الله عليه وسلم) dijo: “Se sacrifica al séptimo día”. Y en otros Ahadith se citan el catorceavo y vigésimo primer día. Entonces el tiempo especificado y no se debe de sobrepasar salvo que se tenga una excusa legítima (442, Silsila al-Huda wa Nur).

 

La Sunnah es que se sacrifiquen dos borregos por un varón y un solo borrego por una niña, como fue reportado en la Sunnah. Es preferible que los dos borregos sean lo más parecidos en edad, tamaño, peso; entre más parecidos están, mejor. Y si no se encuentra (para un niño varón) más que un borrego, eso bastará, pero si Alláh (سبحأ نه و تعألى) ha permitido a este hombre tener dos borregos, eso es mejor.

 

(Sheik Al-Albani precisa que no hay ningún daño en sacrificar más de un borrego para una niña. Pero eso viene de la ignorancia de la gente que cree que el Aqiqah es un festín al que invitan comensales, lo que es falso, no hay nada de eso en la Sunnah; es un sacrificio) (209, Silsila Al-Huda wa Nur).

 

Que el sacrificio de haga al séptimo día hace parte de la Sunnah. Así, si el niño nace en sábado, se sacrifica el siguiente viernes, es decir, un día antes de que se repita el día en que nació. La sabiduría detrás de que sea hasta el séptimo día, es que una semana se completa; el niño vivió todos y cada uno de los días de una semana y esperamos que seguirá vivo.

 

Pregunta: ¿Si el niño muere antes del séptimo día, el sacrificio sigue siendo necesario? Porque el Profeta (صلى الله عليه وسلم) dijo: “Se sacrifica al séptimo día”.

 

Respuesta: Esta opinión se debe de discutir, porque el Profeta (صلى الله عليه وسلم) escogió el séptimo día ya que comprende muchas cosas ligadas al número siete, es por eso que hay que sacrificar aún cuando el niño fallece antes del séptimo día.

 

Pregunta: ¿El niño debe salir vivo (del vientre de su madre) o hasta que le haya sido insuflada el alma (para poder realizar el sacrificio)?

 

Respuesta: Algunos sabios han dicho que si el alma le fue insuflada pero que nace muerto, entonces no había motivo de sacrificio.

 

Otros han dicho: “Al contrario, hay que sacrificar para él, aún cuando nació muerto después de que el alma le haya sido insuflada. Porque si el alma le fue insuflada, será resucitado, es entonces un ser humano, del cual esperamos su intercesión el Día de la Resurrección. Al contrario del niño que muere antes de que el alma le haya sido insuflada, porque no es un ser humano. Así, el feto no será resucitado el Día de la Resurrección si muere antes de que el alma le haya sido insuflada ya que no hay alma que le pueda ser regresada el Día de la Resurrección. Entonces hay cuatro casos:

 

1.- El niño nace muerto antes de que el alma le sea insuflada. No hay sacrificio.

2.- El niño nace muerto después de que el alma le sea insuflada; hay dos opiniones de los sabios.

3.- El niño nace vivo pero muere antes del séptimo día, aquí también hay dos opiniones entre los sabios; pero la opinión que dice que se debe sacrificar es más fuerte que en el caso anterior.

4.- El niño nace vivo, permanece vivo hasta el séptimo día, pero fallece el octavo día. Hay que sacrificar para él.

 

El nombre.

 

    Se le da nombre al niño al séptimo día si aún no se ha decidido antes del nacimiento y si ya se ha decidido desde antes del nacimiento, hay que darle el nombre el mismo día de su nacimiento. Porque el Profeta (صلى الله عليه وسلم) entró un día a su casa y dijo: “Tuve un niño esta noche y lo llamé Ibrahim”. Entonces lo nombró desde su nacimiento porque ya había escogido su nombre. Si la familia de pone de acuerdo al cuarto o quinto día, es preferible que se esperen hasta el séptimo día.

 

    También conviene en ese día, rasurar el cabello del niño y dar el peso del cabello en plata como caridad (el equivalente en plata) el peso aproximado; espero que no haya ningún pecado en ello; porque la persona que rasure debe saber hacerlo ya que el niño puede moverse y s cráneo aún es frágil y puede ser lastimado con las tijeras.

 

(El Sheik Al-Albani precisa que no hay ninguna prueba que permita especificar niño varón; entonces ya sea que sea niña o niño varón se le puede cortar el cabello) (564 Silsila al-Huda wa Nur).

 

    Hay que escoger al niño un nombre que no le cause ninguna desavenencia, porque al padre puede gustarle algún nombre que causará algún disgusto al niño más adelante y es bien sabido que es Haram hacer daño al creyente. Debe escoger de los más bellos nombres y de los más apreciados por Alláh, y ha sido autentificado que el Profeta (صلى الله عليه وسلم) dijo: “Los más bellos nombres para Alláh son Abdullah y Abdur-Rahman” y lo que se reporta acerca de los más bellos nombres son los de sumisión o de alabanza, es algo que no tiene ningún fundamento y no es palabra del Profeta (صلى الله عليه وسلم). Si el padre no quiere llamar Abdullah o Abdur-Rahman al niño en vista del gran número de personas que así se llaman en su propia familia, le puede escoger otro nombre pero le debe escoger uno bello. Y está prohibido nombrarlo con un nombre de sumisión a otro que no sea Alláh, como Abd-Ar-Rasul, Abd-al-Husain, Abd-Ali; ni tampoco Abd-Al-Kaba; e Ibn Hazm reportó la unanimidad de los sabios al respecto. También está prohibido llamarse Abd-Al-Mutalib por el hecho de que el Profeta (صلى الله عليه وسلم) haya dicho: “Sin mentir, yo soy el Profeta y yo soy el hijo de Abd-Al-Mutalib”, porque en ese hadith el Profeta (صلى الله عليه وسلم) solo informó del nombre de su ancestro y no así que lo permitiera (para nombrarse).

 

    En estos días hay un sin fin de nombres extraños, que aparecen, sobre todo con las mujeres. Algunas personas han reportado que un hombre llamó a su hijo varón Naktal. Le preguntaron por qué y él dijo: “Es el nombre del hermano de Yusuf: “Nada con nosotros a tu hermano para que pasemos” (Arsil ma ana Ahkana Naktal) y eso es una ignorancia. Esta gente busca la bendición en los nombres citados en el Corán, y se extasían sin reflexionar. Hay que escoger nombres conocidos que no contengan prohibición alguna. Y en cuanto a los nombres extranjeros, si son específicos de los ateos, está prohibido llamarse con esto, ya que esta es una de las mayores maneras de imitar, y si los musulmanes escogen los nombres, como por ejemplo George, o cualquier otro que se le parezca, les dan importancia a los ateos.

 

¿Qué hay con el nombre de los ángeles? Algunos sabios han dicho que eso era Haram, otros han dicho que era detestable, otros más que era permitido. Lo que es más justo es que es detestable llamarse Yibril, Mikail, Israfil; no nos llamamos por estos nombres, ya que son nombres de los ángeles.

 

    En cuanto a los nombres citados en el Corán y que no tienen prohibición, como Sundus, no hay ningún mal es escogerlos, porque no tienen ningún impedimento y tampoco es un testimonio de piedad para sí mismo, pero es preferible escoger nombres que la gente conoce y acepta.

 

    Básicamente, escoger el nombre recae sobre el padre, pero debe consultar a la madre y a los hermanos del niño, porque el Profeta (صلى الله عليه وسلم) dijo: “El mejor de ustedes es el que es mejor con su familia y yo soy el mejor de entre ustedes con mi familia”. También es sabido que si el hombre es tierno al respecto de este tema y que tome en cuenta la opinión (sobre todo la de la madre del niño), eso hace parte de los buenos modales y eso agrada. A veces la opinión del padre se opone a la de la madre, en este caso la decisión la debe tomar el padre, pero si es posible unir las dos opiniones escogiendo un tercer nombre por el cual haya acuerdo, eso es mejor.

 

    Se pueden hacer todas estas cosas (sacrificio, nombre, etc.) al séptimo, el catorceavo y el vigésimo primer día. Y se reporta que Aishah (رضي الله عنها) dijo: “Si no se hace el vigésimo primer día, entonces lo desea para después”, porque puede ser que no se haya podido sacrificar en estos tres días 7, 14 o 21) pero que se pueda hacer más tarde.

 

(Eso concuerda con las palabras del Sheik Al-Albani quien hace la diferencia entre aquel quien no puede hacer el sacrificio y aquel quien voluntariamente dejó pasar el tiempo legislado.

 

INICIO                    FIN

 


 

Consejo para la educación de los niños musulmanes

 Miércoles 30 de Mayo de 2007

 

Por Umm 'Abdillaah al-Waadi'yyah. Traducido y narrado por Abu 'Abdullah Hasan as-Sumaalee.

Traducción al español, Maryam Acquart (Grupo de Traducción del Centro Salafi de México) para www.islammexico.net

 

 

    El primer consejo del libro titulado 'Nasheehatee lin-Nissa' (Mi consejo para las mujeres), bajo la autoría de Umm 'Abdillaah al-Waadi'yyah, hija del último Imaam del Yemen, al-'Allaamah Muqbil Ibn Haadee al-Waadee'ee -rahimahullaah- Una introducción sobre algunas de las responsabilidades del esposo y la esposa en un matrimonio islámico, seguido de veinte y un  puntos con pruebas y evidencias del Corán y la auténtica Sunnah sobre el tópico de la educación de los niños.

 

 

Reseña del libro:

 

El primer consejo del libro es de aquellos quienes están basados en el conocimiento islámico, al igual que su noble padre ha mencionado.

 

¿Quién es Umm ’Abdillaah al-Waadi’iyyah?

 

    Indicó al-'Allaamah Muqbil Ibn Haadee al-Waadi’ee – rahimahullaah – de acuerdo con su hija – Umm ’Abdillaah al-Waadi’iyyah, 'Ella ha beneficiado (mustafeedah) y es una firme investigadora. Tiene escritos sobre ello: Naseehatee lin-Nisaa‘ [publicado], al-Jaami’us-Saheeh fil-’Ilm wa Fadlihi [por ser publicado] and al-Jaami’us-Saheeh fish-Shamaa‘ilil-Muhammadiyyah [publicado]. En efecto, muchas de sus hermanas por la causa de Allah se han beneficiado de ella. De manera que les ha enseñado at-Tawhid, Sifatus-Salaatin-Nabee de al-Albaanee, at-Tuhfatus-Sanniyyah y al-Baa'ithul-Hatheeth. Efectivamente ellas se han beneficiado y algunas de entre ellas se han beneficiado de investigar de los libros de la Sunnah. Quiera Allah concedernos y a ellas firmeza sobre la verdad'. “En efecto, Él es capaz de todo.” tomado del Tarjumah Abee 'Abdur-Rahmaan (pág.52) de Imaam Muqbil Ibn Haadee.

 

    La primer lectura de la 8va cinta está enfocada sobre las etiquetas de la educación de los niños. Allah Glorificado y Exaltado dijo:

 

“¡Oh, ustedes quienes creen! Guardense y a sus familias de un Fuego (Infierno) del cual el combustible son hombres y piedras, sobre los cuales hay ángeles (designados) rigurosos y severos, quienes no desobedecen (la ejecución) de las ordenes de Allah, ellos hacen lo que les es ordenado.” [Sura-Tahrim 66:6]

 

    Después de introducir algunas de las responsabilidades primarias del esposo y la esposa en un matrimonio islámico, la noble hermana explica veintiun puntos con pruebas y evidencias del Corán y la auténtica Sunnah sobre el tema de la educación de los niños:

 

1.            Enseñar al niño: ¿En dónde está Allah?

2.            Instruir al niño a comer con su mano derecha.

3.            Enseñar al niño a no soplar en su comida/bebida caliente.

4.            Instruir al niño a la edad de un año a un año y medio a mencionar “Bismillah” al comer o beber.

5.            Enseñar al niño los pilares del Islam y la Fe.

6.            Enseñar al niño el veredicto del wudhu.

7.            Comer con su mano derecha y comer lo que tiene cerca de usted.

8.            Conseguir acostumbrar a los niños con el bien y ordenarles el salat a los 7 años de edad.

9.            Arreglar sus camas separadamente cuando cumplan los 10 años de edad.

10.         Acostumbrarlos a ayunar.

11.         Enseñar a sus niños la aquida correcta.

12.         Pedir permiso al entrar a la casa o alguna habitación.

13.         Aconsejarlos con lo que Luqmaan aconsejó a su hijo.

14.         Enseñarles las cosas que son prohibidas y de las cuales principalmente deben abstenerse.

15.         Explicar el significado de una aleya o hadith que se les esté relatando.

16.         Conectar sus corazones con Allah.

17.         Darle importancia a la memorización del Corán.

18.         No deje salir a sus niños después del atardecer.

19.         No deje a sus niños mezclarse con niños insensatos (tontos).

20.         No deje a sus niños jugar solos y no haga el aprendizaje aburrido.

21.         Haga a sus hijos sentarse junto a aquellos quienes son rectos.

 

 

 FUENTE: http://www.troid.org/index.php?option=com_content&task=view&id=169&Itemid=42 donde encontrará texto original en inglés y descarga del audio.

 

 

INICIO